IMPRIME ESTA PÁGINA O BAJA EL ARCHIVO DE WORD SENSORIAL.DOC (RECOMENDADO)

PROCESOS SENSORIALES Y CONDUCTA PERCEPTIVA

 

 

 

1.    LOS PROCESOS SENSO-PERCEPTIVOS.

SUS CONDICIONES

 

 

El hombre necesita adaptarse al medio y reaccionar frente a las exigencias que le plantea.

 

Par adaptarse es necesario tener información que nos proporcione la imagen del medio. Es­ta información se obtiene por la recepción, captación y procesamiento de los distintos estímulos sensoriales que llegan al organismo.

 

Todo este proceso de recepción de estímulos y extracción de información se llama "proceso senso-perceptivo".

 

La sensación es la fase de recepción sensorial de señales o estímulos y su conducción a los centros nerviosos de procesamiento.

 

La percepción es la fase cognoscitiva mediante la cual se toma conciencia de los estímulos re­cibidos, es decir, se les interpreta, se les da significado y proporcionan la representación del mun­do exterior.

 

Esta fase del proceso senso-perceptivo, llamada percepción, está íntimamente relacionada con el aprendizaje y el pensamiento. Los tres forman parte del conocimiento y están integrados en la vida práctica. Si se les aísla uno de otro, en los libros de texto, es por exigencias programáticas únicamente.

 

Podemos esquematizar el proceso así:

 

ESTIMULO  à    ORGANISMO   à    RECEPCIÓN      à         INTERPRETACIÓN     à   APRENDIZAJE  à  PENSAMIENTO

                                                                   DE ESTÍMULO                                DE ESTÍMULOS

                                        |                                 Y TOMA

                                        |                                DE CONCIENCIA

                                                                                 |                                            |

                                SENSACIÓN                                PERCEPCIÓN

                                Aspecto fisiológico                                Aspecto psicológico

 

La percepción, el aprendizaje y el pensamiento son fenómenos intelectuales complejos en los que intervienen distintos elementos: huellas y engramas, memoria, asociación, abstracción, gene­ralización, imaginación, juicio, ideas.

 

 

Condiciones del proceso senso-perceptivo:

 

Para que se lleve a cabo este proceso es necesario que existan las siguientes condiciones:

 

-    Fisiológicas:

 

-    Estímulos que proporcionan la energía para la percepción; pueden proceder del medio exterior o del estado del organismo.

 

-    Órganos receptores: que reciben los estímulos y los transforman en im­pulsos nerviosos.

-    Órganos transmisores de los impulsos nerviosos en su proceso de as­censo al cerebro.

 

-   Centros de análisis, síntesis y control

 

-    Áreas de la corteza cerebral en las que se analiza, selecciona, se asocia

         -         la señal y se reorganiza la información.

 

-    Áreas efectoras en las que se organiza la respuesta y se la transmite al organismo para su ejecución.

 

 

 

-    Psicológicas:

 

-    Conservación y reproducción de experiencias pasadas a través de la memoria.

 

-    Elaboración intelectual de la información recibida mediante la cual se forma la imagen del medio y que depende de distintos procesos intelectuales como son: imaginación creadora, asociación con otras experien­cias o estímulos, abstracción, generalización, elaboración reflexiva a través de conceptos, juicios y raciocinios.

 

 

 

La intervención de la corteza cerebral es fundamental pues reconoce, selecciona, interpreta, reorganiza, modifica y da significado a la información proporcionada por los estímulos. Todos estos aspectos son los que hacen que se llegue a una conducta reflexiva.

 

79

II.   EL ASPECTO NEUROLÓGICO DE LA PERCEPCIÓN. LA SENSACIÓN

 

La sensación se define:

 

"La fase fisiológica del proceso perceptivo en la que un receptor es estimulado".

 

Los fisiólogos entienden la sensación como un fenómeno netamente neurológico consistente en la estimulación de receptores y la transmisión de la sen al a la corteza.

 

Los psicólogos la integran al proceso perceptivo formando todo él una unidad. Por esta ra­zón afirman que la sensación supone un "darse cuenta" de la estimulación. Cada individuo expe­rimenta la sensación con su propia conciencia perceptiva, por lo tanto, debe considerarse como un hecho neurológico subjetivo.

 

 

 

Características de las sensaciones:

 

1.      La sensación es un fenómeno innato; no es aprendida; se nace con la capacidad para re­cibir sensaciones.

 

2.      La sensación pura, sin interpretación sólo existe en los niños. En los adultos por la con­ciencia perceptiva existen percepciones integradas.

 

Esta característica que se da en los niños pone de relieve la importancia de una buena educación y estimu4ación en los niños desde el mismo nacimiento, para la formación de huellas o engramas positivos en los diversos campos: afectivo, intelectual, moral y so­cial, que serán determinantes para toda la vida.

 

Es necesario que estas primeras huellas estén guiadas por el cuidado y atención pater­nos, y que no se dejen a la buena voluntad de las personas de servicio del hogar.

 

3.         Para que se produzca la sensación se necesita que se den algunas condiciones fisiológicas y psicológicas.

 

-       Fisiológicas: - estímulo

-   receptor

-    impulso nervioso

-    órganos transmisores

-    centros de coordinación

-   centros efectores.

 

-    Psicológicas: - Capacidad del organismo para captar las sensaciones a través de los sentidos de acuerdo a la cualidad de las mismas.

 

80

 

-     Intensidad o fuerza de la sensación para que sea captado el estímulo y puedan apreciarse las variaciones del mismo. De esta intensidad del es­tímulo depende la intensidad de la sensación.

 

La intensidad mínima que necesita un estimulo para que el sujeto se dé cuenta de él, se llama "umbral mínimo". Y la cantidad mínima que hay que aumentar o disminuir en la intensidad del estímulo para que el sujeto sienta la diferencia, se llama "umbral diferencial".

 

 

-     Duración: Tiempo de permanencia de la sensación, es decir, de la esti­mulación a los receptores. Se ha comprobado que las sensaciones audi­tivas y visuales son de corta duración, mientras que las dolorosas son prolongadas.

 

-     Tono afectivo o estado de ánimo del sujeto, determinado por los moti­vos, expectativas y experiencias que vive y que afectan tanto las disposiciones y capacidad perceptivas como la intensidad de los estímulos, para ser captados e interpretados dentro del campo psicológico que vi­ve el individuo.

Ejemplo:                 vana la percepción en intensidad y cualidad en estados de euforia o en estados de depresión.

 

-Contenido de las sensaciones: El contenido influye en la captación de los estímulos de acuerdo con la relación que tiene con los motivos, in­tereses, expectativas y el tono afectivo. Generalmente captamos con mayor rapidez e intensidad lo que nos interesa; y a veces ocurre lo mis­mo con aquello que nos imaginamos va en contra nuestra.

 

III. EL ASPECTO PSICOLÓGICO DE LOS PROCESOS SENSO-PERCEPTIVOS

 

Definición de percepción:

En la vida diaria interpretamos toda la información sensorial que recibimos; damos significa­do a los distintos estímulos.

 

A través de este significado vamos formando en nuestra conciencia la representación del mundo exterior, porque convertimos las sensaciones en objetos. Asi, un conjunto de sensaciones a lo largo del brazo lo percibimos como un insecto que camina.

 

En este proceso de percepción influye el aprendizaje, pues mediante él buscamos adquirir ha­bilidad para interpretar y dar significado.

 

Por consiguiente, podemos definir la percepción:

 

"La fase cognoscitiva del proceso perceptivo mediante la ual tomamos conciencia de los hechos y las cosas y nos represen-amos el mundo exterior

 

 

Características de la percepción:

1.       La percepción es una representación o imagen de la realidad, porque es interpretación de la misma y al percibirla transformamos las sensaciones en objetos que la represen­tan.

 

2.       La percepción es dinámica y subjetiva. La interpretación la hacemos dentro del dina­mismo subjetivo de quien percibe. Intervienen en ello distintas variables: aprendizaje, tono afectivo, atención, motivación e intereses.

 

3.       La percepción es totalidad organizada. Los distintos estímulos que percibe el organis­mo no quedan aislados sino que se organiza como un todo con sentido y así se elabora la conciencia del mundo exterior. Cada individuo hace la organización de acuerdo a su dinamismo subjetivo dando origen a distintas percepciones de una misma situación.

 

4.       La percepción es más que una simple suma de sensaciones. Intervienen en su proceso, como ya hemos dicho, intereses, motivaciones, conocimientos y necesidades, que con-

-            dicionan la interpretación de las sensaciones y las integran para formar un todo.

Relación entre percepción y sensación:

 

Hemos dicho que ambas forman parte de un mismo proceso que se inicia con la presencia de un estímulo y que tiene como objetivo la extracción de una información que nos va a propor­cionar la representación del mundo exterior.

 

Como fases del proceso están en íntima relación y dependencia la una de la otra:

 

1.       Ambas se inician con la presencia de un estímulo.

 

2.       La sensación es la fase sensorial y la percepción la fase interpretativa de los estímulos recibidos. La percepción necesita de la sensación, aunque es un fenómeno más complejo.

 

 

3.      La sensación es un concepto fisiológico y la percepción un concepto psicológico.

 

4.    La sensación es un fenómeno innato y la percepción es adquirida a través del aprendizaje.

 

Campo psicofísico de la percepción:

 

Todo individuo realiza la percepción teniendo su organismo unas determinadas condiciones fisiológicas: descanso, dolor, sueño, cansancio, hambre, sed, enfermedad, malestar, etc., y estan­do psíquicamente influenciado por motivaciones, intereses, preocupaciones, estado de ánimo, personalidad, etc. Además, se percibe en un ambiente determinado con sus propias condiciones. Es decir, la percepción se efectúa dentro de un campo psicofísico.

 

Vamos a entender por campo psicofísico:

 

"La situación total física y psicológica en la que se produce la

percepción"

 

La percepción no es una simple recepción de estímulos, sino algo más complejo. Es una orga­nización de estímulos y sensaciones, los cuales se les da significado dentro de un marco físico am­biental y personal y en un contexto psicológico propios del sujeto.

 

En este campo actúan dos tipos de fuerzas: unas objetivo-físicas y otras subjetivo-psíquicas, que producen una tensión espacial dentro de la cual se interpreta la percepción. Por esto se dice que la percepción es una gestalt, es decir, una estructuración que vive el sujeto y no una simple su­ma de estímulos.

 

Un ejemplo nos puede facilitar la compresión: Un joven está realizando un juego de básquetbol, y a pesar de todo el esfuerzo físico, su equipo está perdiendo. Además, el público desconten­to con la actuación grita y los recrimina. Este joven está sujeto al cansancio físico debido al es­fuerzo. El ir perdiendo el partido es motivo de tensiones entre los mismos jugadores que se atribu­yen responsabilidades en la derrota. Y la reacción del público acrecienta la tensión psicológica. Todo esto puede hacer que el jugador tenga reacciones contrarias frente a su equipo, frente al público y frente a los jugadores contrarios, que frecuentemente son expresadas por gestos de desprecio o de agresividad. Cuando el equipo va ganando todo el contexto cambia y las reac­ciones son muy distintas. El esfuerzo se percibe como algo positivo que merece la pena y el resul­tado gratifica todo ese esfuerzo. No suele haber crítica tan fuerte dentro del mismo equipo y los gritos del público, aunque sean contrarios estimulan a un trabajo mayor.

 

 

Los factores del campo psico-físico que organiza la percepción:

 

Los factores que determinan la estructuración de la percepción son de dos tipos;

 

-         Estructurales: son los factores que dependen de la estructuración y naturaleza de los estímulos.

 

-     Funcionales: son los factores que dependen de las condiciones personales del sujeto que percibe.

 

 

Factores estructurales:

 

1.     Organización o agrupamiento:

 

Al percibir hay tendencia a integrar estímulos de acuerdo a una pauta o patrón.

 

Estos patrones o principios de organización son:

 

a)     Proximidad:

La distancia entre los estímulos hace que haya tendencia a percibirlos agrupados si están espacialmente pró­ximos, o como unidades aisladas si es­tán alejados.

 

 

b)  Semejanza:

 

Los elementos iguales o semejantes generalmente se perciben formando parte de una misma estructura.

 

Ejemplo:  En la figura siguiente se perciben filas, no columnas

 

c)      Simetría o buena forma:

 

Por hábito tendemos a elaborar agrupaciones perceptivas con formas equilibradas y simétricas.

 

d) Continuidad

 

Las formas que tienen contornos continuos, presentan mejores configu­raciones que las que tienen contornos discontinuos.

 

Esta figura se percibe como un rombo entre dos rectas paralelas y no como una W colocada encima de una M.

 

 

                                .

e) Asimilación o inclusividad:

 

Toda figura o unidad perceptiva simple que está incluida en estructuras más amplias, pierde su identidad y se le atribuyen las propiedades del conjunto.

 

 

f)  Cierre:

 

Es la tendencia a percibir los objetos en forma completa, llenando las partes separadas o incompletas que representan los estímulos.

 

En estas figuras se percibe un circulo y un cuadrado, aunque de acuerdo a su definición

no lo son por estar formados por líneas discontinuas.

 

g)Constancia:

   

Las percepciones de los objetos tienden a ser constantes o estables en cuanto se refiere a tamaño, forma o color, independientemente de las situaciones estimulantes. Somos más fieles a las ideas sobre los ob­jetos que a los estímulos físicos recibidos de ellos. El plato, aunque en el dibujo tenga forma de elipse, se percibe redondo.

 

2.Figura y fondo:

 

Al percibir tendemos a separar la figura y el fondo. Por eso vemos los objetos destacándose sobre el fondo, que les sirve de soporte. La figura presenta las siguientes características: tiene forma; tiende a aparecer delante; tiene el carácter de cosa u objeto. El fondo no tiene forma, aparece detrás, y es indefinido.

 

En el ejemplo presente puede percibirse como figura la parte central y el fondo los laterales; o al contrarío, la figura puede ser las dos partes negras laterales y el fondo, la parte blanca central.

 

86

Factores funcionales:

 

a)     Experiencias pasadas:

 

Las experiencias pasadas previas sensibilizan selectivamente el organismo, de for­ma que responde de manera diferente a distintos aspectos del estimulo.

Esta sensibilización selectiva está en función de las necesidades, motivaciones, inte­reses, personalidad, que son el resultado de la interacción entre el individuo y el medio ambiente.

 

Toda experiencia se convierte en factor de aprendizaje que va a determinar la per­cepción de las experiencias posteriores.

 

Ejemplo:  El alumno que en un año ha tenido deficiencias en una materia y ha obte­nido bajas calificaciones y la recriminación del profesor, al siguiente año, esta experien­cia le hace interpretar al nuevo profesor y a la materia bajo la influencia de la experien­cia pasada.

 

b)              Necesidades y motivaciones:

El organismo no percibe todo lo que existe en el mundo exterior. Hace una selec­ción de elementos y una acentuación de algunos aspectos del estímulo en detrimento de otros. Así mismo, fija eso que ha seleccionado y acentuado, y le da una configuración organizada.

 

Estas funciones del organismo se ven afectadas por las necesidades, los valores, los intereses, motivaciones, cultura, experiencias y aprendizajes previos.

 

Varios ejemplos confirman el dicho que indica la importancia de estos factores:

"vemos lo que queremos". Una muchacha enamorada de un joven con características normales, lo encuentra bello y resalta en él algunos aspectos positivos, olvidando sus defectos. La simpatía por un candidato político, nos lleva a justificar todas sus opi­niones y actos, que en caso de ser hechos por un oponente serían objeto de una acalorada crítica.

 

Como consecuencia de las influencias de las necesidades y motivaciones, se crean muchos prejuicios que hacen perder la objetividad de la percepción.

 

c)              Estructura mental:

La predisposición, los estados de expectación, de ansiedad, las esperanzas, produ­cen en el organismo una estructura mental que influye en la organización de la percep­ción y crean una disposición para la misma.

 

Así, un geólogo que camina por el campo se fijará más en las rocas y en los estratos que se aprecian en los suelos erosionados, y un botánico se dedicará a estudiar las dife­rentes plantas.

 

87

d)    La cultura:

 

La cultura condiciona la conducta y la personalidad. De ella dependen en parte: hábitos, actitudes, prejuicios, factores todos ellos que condicionan la percepción.

 

e)  Aprendizaje:

 

Los estudios recientes sobre percepción han puesto de manifiesto que el aprendiza­je es uno de los factores más determinantes de la percepción.

 

El proceso educativo que todos vivimos tiene como objetivo fundamental propor­cionarnos elementos de percepción e interpretación del mundo, además del aprendizaje de conductas.

 

Las experiencias pasadas, la cultura, las necesidades y motivaciones tienen en su fundamento como factores de la percepción al aprendizaje. Por este motivo no es nece­sario insistir más en este factor.

 

 

 

IV.  FALSAS PERCEPCIONES

 

Como toda percepción es interpretación, está sujeta a error, dando origen así, a las llamadas falsas percepciones.

 

Los errores de la percepción pueden deberse a fallas en los sentidos por fatiga, defectos de los mismos o falta de atención, y a fallas en la estimulación. Así mismo, los prejuicios, las expectativas, los intereses, pueden dar origen a otra serie de fallas por parte del individuo.

 

 

Las falsas percepciones pueden ser de tres tipos:

 

1.       Percepciones confusas:

 

Son percepciones en las que la debilidad del estímulo o su falta de estructuración no permite su perfecta captación. La figura y el fondo se entremezclan porque los estí­mulos de ambos no están suficientemente diferenciados.

 

2.       Ilusiones:

 

Son percepciones en las que se atribuye a un objeto cualidades que él no posee, pe­ro que están representadas por imágenes asociadas a él.

 

En la ilusión no hay correspondencia entre la sensación y el objeto percibido.

 

El error de la ilusión no está en los sentidos, sino en la interpretación y el juicio.

 

88

El origen de la ilusión está en la tendencia que tenemos a sustituir la información de los sentidos por apreciaciones, prejuicios, obsesiones, estados de ánimo, etc. Son factores que nos hacen interpretar el objeto en función de nuestros estados internos. Por ejemplo: A una persona con miedo, cualquier sombra que vea en la noche le parece una persona que la está acechando.

 

 

En las siguientes figuras vamos a observar algunos tipos de ilusiones:

B

 

 

 

 

 

~: ilusión de Poggendorf: la línea inclinada se percibe desplazada.

~  ilusión de Zoiner: las líneas verticales no se perciben como paralelas4

(7: ilusión de Muller y Lyer: ambas rectas tienen la misma longitud.

 

 

 

3. Alucinaciones:

 

Son percepciones en las que no existe un estimulo objetivo, es decir, no existe el ob­jeto; pero el sujeto está convencido que su percepción es real

 

Son experiencias psíquicas que inducen a comportarse como i se tuviera una sen­sación o una percepción.

 

Constituyen un trastorno perceptivo grave, típico de ciertas enfermedades menta­les llamadas psicosis. Se dan especialmente en la esquizofrenia paranoide, el delirium tremens y algunas toxicomanías.

 

 

89

Las alucinaciones representan la proyección hacia el mundo exterior de materiales inconscientes tales como necesidades, deseos, sentimientos de culpa, o situaciones psi­cológicas como autocastigo, crítica, satisfacción de impulsos reprimidos, que logran lle­gar a la conciencia como imágenes sensitivas.

 

En ciertos estados emocionales tensos, por ejemplo de miedo, en los que se espera oír o ver un objeto o una persona que ha excitado la emoción, puede aparecer la percep­ción esperada en forma muy clara; pero no es percepción real sino proyectada. Tal sería el caso de aparición de muertos y audición de voces.

 

Los sueños de una persona normal son prototipos de las alucinaciones del enfermo mental. Durante algunas etapas, entre el dormir y el despertar, se producen alucina­ciones, así como también bajo la influencia de algunos fármacos. Estas alucinaciones no indican trastorno mental y se diferencian de las de los enfermos porque no suelen te­ner forma definida y el sujeto las experimenta como si ocurrieran fuera de su yo. El en­fermo mental, las siente dentro de sí y no logra distinguir su experiencia de la realidad.

 

De la ilusión, se diferencian en que en ésta hay siempre un estímulo externo eviden­te y el sujeto reconoce posteriormente la falsedad de su percepción; mientras que en las alucinaciones no hay objeto exterior.

 

 

El hábito de la objetividad:

 

La percepción proporciona cierta tendencia a la ilusión y al error; pero nos da, también, todo el material para poder elaborar juicios. De' aquí la importancia que tiene el desarrollar el hábito de la objetividad, es decir, un sentido crítico objetivo que nos lleve a ajustarnos a la realidad de las cosas.

 

Para lograr la objetividad debemos cultivar dos elementos importantes:

 

-      una formación científica sólida.

-      el hábito de pensar con lógica.

 

La formación científica, proporciona elementos de juicio y de apreciación de los fenómenos que nosotros no poseemos. Contrario a esto es el pensamiento individualista y egocéntrico de quienes quieren basarse en sus propias ideas para interpretar hechos. Este fenómeno se presenta frecuentemente en la adolescencia como afirmación de la propia personalidad frente al mundo; pero poco a poco debe dejar paso a la aceptación de otras ideas y opiniones, sobre todo cuando son fruto de la investigación y del estudio.

 

El hábito de pensar con lógica, nos ayuda a ser objetivos, porque nos hace pensar de acuerdo con ciertas leyes del pensamiento que proporcionan la seguridad de llegar a conclusiones ciertas.

 

A estos elementos, deben acompañar el ser tolerantes con las ideas de los demás y el saber du­dar con rectitud.

 

V.    LA REPRESENTACIÓN DE PERCEPCIONES PASADAS

 

Por representación de percepciones pasadas entendemos la reproducción de hechos, si­tuaciones, personas o cosas que fueron percibidas en un momento, pero en los que en la actuali­dad no existe el estimulo.

 

Esta reproducción se efectúa a través de la imaginación, que se define:

 

"La capacidad para fijar, conservar, reproducir o combinar imágenes de las cosas  sensibles".

 

Las representaciones de la realidad se llaman imágenes. Se diferencian de las ideas porque és­tas son más abstractas, mientras que las imágenes conservan algo concreto.

 

La imaginación puede ser reproductora o creadora,

 

La reproductora se basa en la memoria de percepciones y se con forma con evocar lo anterior­mente visto u oído.

 

La creadora, además de reproducir, introduce y combina imágenes ficticias, realizadas men­talmente para construir otras nuevas.

 

Las imágenes, aunque son reproducciones de percepciones, se diferencian de éstas claramente:

 

a)    La percepción tiene intensidad fuerte, mientras que la imagen es de intensidad débil y puede modificarse.

 

b)    La percepción se impone como dato; la imagen es un residuo, no tiene presente el estí­mulo.

 

c)    En la percepción sus partes tienen cohesión lógica; La imagen es una representación flotante, no sujeta a las leyes de la lógica.

 

Entre los distintos tipos de imágenes que existen, vamos a estudiar las siguientes:

 

1.  Imágenes recordativas:

 

Son reproducciones de impresiones sensibles sin estar presente el estímulo, sino que existe una representación del mismo.

Se caracterizan por:

 

-       ser poco estables.

-       proporcionar impresiones incompletas, fugaces y pálidas,

-       estar expuestas a influencias de la memoria.

-       poder ser confusas por fallas en la fijación y conservación de los estímulos.

-       estar ligadas a intereses sentimentales, e ir acompañadas generalmente de un fuerte tono afectivo.

 

Ejemplos de imágenes recordativas son: imaginarse el sabor de un limón; imaginar-se la casa o edificio donde uno vive; representarse la escena familiar de nuestro último cumpleaños.

 

2.    Post-imágenes:

 

Son las imágenes sensibles que perduran después de desaparecer el estimulo.

 

Este fenómeno de la post-imagen se debe a la persistencia de la excitación nerviosa en el sentido de la vista, provocada por los estímulos. Es, por lo tanto, una respuesta vestigial.

 

Se caracteriza por:

 

-       ocurrir durante una fracción de tiempo muy pequeña, dependiendo de la inten­sidad del estímulo.

-       tener carácter perceptivo, no es representación sino percepción.

-       perderse gradualmente.

-       ser de naturaleza fisiológica más que psicológica.

 

Ejemplo:        después de mirar una lámpara con la luz prendida o el sol, al cerrar los ojos, durante unos instantes se conserva la imagen del objeto.

 

3.  Imágenes sinestésicas:

 

La palabra sinestesia significa "el fenómeno de asociación de sensaciones diferen­tes y habitualmente independientes".

 

Las imágenes sinestésicas, tienen su origen, por lo tanto, en dos o más sentidos. La más común de estas imágenes es la "audición coloreada", que consiste en ver colores al oír sonidos. En un caso investigado, el sujeto que tenía sinestesia al escuchar distintas notas musicales se imaginaba algunos colores. Por ejemplo, la nota do le hacia imagi­narse el rojo; re, el púrpura; mi, el amarillo dorado; fa, el rosa; sol, el azul claro.

 

Este tipo de imágenes suele ocurrir en los niños. Se debe a una mala diferenciación en la actividad de los sentidos que intervienen. Conforme el niño va creciendo desapa­rece y rara vez se presenta en los adultos.

 

4.  Imágenes eidéticas:

 

Son imágenes de objetos que después de percibidas y conservadas en forma latente, se pueden representar nuevamente con perfecta fidelidad de forma, color y detalle.

 

92

La imagen es tan clara y exacta que se la puede tomar por una percepción auténti­ca. El individuo ve la imagen y, a veces, puede llegar a descubrir detalles que no había descubierto durante la percepción.

 

Son imágenes frecuentes en los niños y adolescentes, de 11 a 15 años; raramente ocurren en personas que han pasado la adolescencia.

 

En el eidetismo el sujeto se da cuenta del carácter imaginal de su estado, aunque tiene la sensación de estar realmente ante el objeto.

 

Este fenómeno no tiene relación directa ni con la memoria ni con la inteligencia.

 

Ejemplo:       El estudiante que durante un examen, al contestar una pregunta, visuali­za la página del libro y parece como si estuviera leyendo la respuesta.

 

5.      Imágenes oníricas:

 

Son las imágenes que forman los sueños. Se caracterizan por:

 

- ser dinámicas, es decir, de acontecimientos y acciones frecuentemente dramáti­cos y prolongados.

- no corresponder a experiencias anteriores, sino que a menudo presentan aspec­tos desconocidos con combinaciones extrañas de percepciones anteriores y cambios totalmente imprevistos.

- aparecer cuando la conciencia está prácticamente suprimida.

- olvidarse rápidamente.

- variar desde una perfecta coherencia hasta lo ilógico.

 

Otros muchos aspectos relacionados con estas imágenes son desconocidos y están siendo objeto de múltiples estudios.